Mal de ojo

Una expresión común de escuchar pero no por eso debe tomarse a la ligera. El mal de ojo puede ser intencional o no intencional, lo que lo hace un poco peligroso. Basta con mirar alguien con malas intenciones y la otra persona ya tendrá un mal de ojo en ellos. Suena a que alguien te puso bajo una maldición, pero no lo confundas, una maldición requiere un ritual o hacer preparaciones, mientras que el mal de ojo como lo implica el nombre, solo tienes que mirar mal alguien.

Mantén un ojo abierto y ve si identificas algunos de estos síntomas:

  • Te dan nervios de la nada
  • Malestar general
  • Dificultad para dormir
  • Sentimientos de angustia y ansiedad
  • Dolores de cabeza repentinos
  • Cansancio
  • Pesadez del cuerpo




Si sientes alguno de estos síntomas, o conoces a alguien que de pronto sientes  que tienen una energía negativa en comparación a cómo eran antes, es muy probable que estén bajo la influencia de un mal de ojo.

La manera más común de deshacerse de la influencia, es con agua bendita, haciendo una cruz en la frente. Existe el típico remedio del huevo, donde pasas un huevo por todo tu cuerpo para que absorba la mala energía sobre ti, después rompe el huevo y viértelo en un vaso con agua y sal.

En diferentes culturas el uso de hierbas o incluso la ayuda de un niño puede ayudar. También si quieres evitarlo, es recomendable que acudas con algún experto en el tema para que te proporcione un amuleto, así como tratar de no frecuentar personas negativas por naturaleza y mantener una mentalidad positiva, así evitas echarle el mal de ojo alguien sin querer.

Si te gustó este artículo, no olvides compartirlos en tus redes sociales, déjanos tus comentarios abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *